Recomendaciones cinéfilas para aprender inglés

Vista del cartel de hollywood desde lejos

Aunque parezca un tópico ver películas en versión original, subtituladas o no, es una técnica muy útil para mejorar nuestro inglés, entenderlo y pronunciarlo mejor. El ejemplo más claro está en la diferencia existente entre países como España y Portugal.

En España las películas que se exhiben en cine son siempre dobladas. En cambio en Portugal disfrutan de la versión original subtitulada. El nivel de inglés en Portugal es considerablemente superior al de España. Nuestros vecinos son capaces de mantener conversaciones más fluidas y además, con una mejor pronunciación. Puede parecer un hecho insignificante Sin embargo, vivir el idioma inglés a través del cine o de la televisión (que también ofrece programación subtitulada) hace que los portugueses estén más familiarizados con este idioma (y con el uso oral de manera habitual)

Por donde empezar

Pero no desesperemos, mejorar nuestra pronunciación a través del cine es posible y además puede ser divertido. Para iniciarnos podemos elegir una de nuestras películas favoritas que hayamos visto varias veces dobladas y lanzarnos a verla en inglés con subtítulos en inglés. Al conocer el argumento, será más sencillo entender los diálogos.

Con estas prácticas, tendremos una segunda oportunidad para comprender lo que los personajes están diciendo en la escena. La combinación de la lectura y comprensión auditiva simultánea mientras vemos la película es una gran ventaja. Así, seremos capaces de poder entender aún más y mejorar nuestras habilidades en el lenguaje. Esto nos facilitará aprender vocabulario nuevo.

A veces entender los diálogos en una película no es fácil debido a la mezcla final. Otra dificultad puede ser porque los actores utilizan otros acentos o maneras de hablar que no nos resultan familiares. Esto puede ser un reto para confiar más en nuestras capacidades comprensivas y empezar a captar y entender otros acentos.

Fijarse en esos acentos, imitarlos, grabarse y escucharse de nuevo puede ser también una buena técnica. De este modo podrás conseguir que tu pronunciación se acerque un poco más a la forma de hablar de ingleses o de americanos.

Cuando comiences a ver películas en versión original, descubrirás los matices que aporta escuchar a un personaje con su voz original y lo disfrutarás mucho más.

Qué películas empezar a ver

Para comenzar ya os proponemos los musicales como opción ideal para practicar la pronunciación cantando de manera divertida. Algunos como Grease, My Fair Lady o The sound of Music (Sonrisas y Lágrimas) son ideales y sencillos de entender. Además las letras de sus canciones se pueden encontrar fácilmente en internet y nos pueden servir de apoyo para cantar durante la película.

Y para captar diálogos fáciles y que seguro que reconocéis en español os proponemos algunos clásicos para toda la familia como E.T. , El Mago de Oz, Mi chica, Ghost o Parque Jurásico, entre otros muchos.