La Biblia describe el origen de las lenguas  de una forma muy peculiar. El libro del Génesis  apunta a que