Vivir en otros lugares aporta perspectiva, conocer y entender otras culturas y costumbres te hace más flexible y tolerante y