Dominar un idioma extranjero es una meta que puede parecer complicada de alcanzar, a veces incluso pasa con la propia