Es la segunda lengua del mundo por el número de personas que la hablan como idioma materno después del chino mandarín.