Imaginaos un carnaval de verano, con desfiles coloristas y disfraces ligeros sin temor a pasar frío. Pues es posible sin