Vivimos en un mundo cada vez más globalizado e interconectado y el inglés es el idioma dominante en muchos campos.