Si es que nos venimos arriba cuando un “guiri” se acerca a preguntarnos dónde está la parada de bus, la