¿Demasiado viejo para aprender un idioma?

¿Demasiado viejo para aprender un idioma?

Si tienes más de 30 años seguramente te has planteado muchas veces por qué te cuesta tanto y por qué sueles fallar en el aprendizaje de un nuevo idioma. A menudo incluso habrás desistido creyendo que existe alguna ley física que te impide aprender nuevo vocabulario y nuevas estructuras gramaticales y emplearlos correctamente. Sin embargo, no existe nada que interfiera en tu camino para aprender un nuevo idioma.

Simplemente tu cerebro irá a un ritmo más lento que el de un niño o el de un adolescente pero acabarás aprendiendo lo mismo por una razón, el cerebro es plástico y puede cambiar si lo ejercitamos.

¿Qué le sucede entonces al cerebro de un adulto que está aprendiendo idiomas? En 2012, los científicos examinaron durante nueve meses a un grupo de estudiantes adultos que estaban aprendiendo chino. Todos mostraron una ‘mejor cohesión de la materia blanca’, que conecta las células neuronales, en este periodo de tiempo. Cuanto mejor estén conectadas,  mejor serán los resultados de nuestras actividades cognitivas.

people-woman-coffee-meeting

Al contrario que el cerebro joven, el adulto tiene una ventaja: sabe qué estrategias funcionan y cuáles no, ha aprendido cómo aprender. Un segundo idioma desarrolla nuevas vías nerviosas en el cerebro, crea nuevas conexiones y agrega flexibilidad.

Si te estás planteando comenzar a estudiar un nuevo idioma es importante también tener en cuenta algunos consejos para hacerlo bien. Definir tus objetivos, buscar un curso que se adapte a tu nivel pero también a tus necesidades personales es importante. En internet puedes encontrar miles de herramientas y si ves películas y series en versión original subtitulada o escuchas música en otros idiomas ya tienes camino ganado. Es recomendable aprender frase cortas e ir escribiendo una frase entre 10 a 15 palabras. También puedes escribir esas nuevas palabras en la nevera de tu cocina para verlas siempre y hacer ejercicios diarios de repetición o incluirlas en tus tareas habituales.

La paciencia y la constancia son tus grandes aliadas para no decaer en el camino y concienciarse de que aunque el ritmo sea lento, tu cerebro puede hacerlo porque nunca es tarde para aprender un nuevo idioma.

No Comments Yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.